lunes, 30 de marzo de 2015

Siempreviva y Caronte


Para cuando mis labios líquidos hayan olvidado tu nombre, me dejaré descender al último rincón de mi tumba, mi saliva se hará río y también me llorarán los árboles de sándalo cuando mi lenta putrefacción ya no encuentre más lugar.

Para cuando te vayas, lenta y putrefacta, he de perseguirte siendo humo y fantasma, cuando ya de fantasma hayas cambiado la piel. Yo te veré caer y tras de ti subiré, ninfita rosa sin abedul. No te vayas, ya no extraño ni te extrañaré porque también estamos adentro de nosotros, de otra manera que no es la corriente, por que hicimos estos conjuros, por todas las caricias que te sembré y crecen fractales con respirar, porque vibra aun mi cuerpo desde ti, porque te he visto en lo más oscuro y de ahí te he traido siempre a esta luz.

Como somos aromas y pieles, todo nos atravesará, a esta vida vinimos a morir atravezados, y como morir es un arte que merece repetirse, así se hará hasta que aprendamos a morir lo suficiente, siempre volveremos. Morir es el Amor, amar es morir y merece repetirse, por eso te veré caer, por eso te traigo desde ahí.

Yo bajaré a ese rincón, bajaré de agua o polvo y así, tanto más liviano e inasible olvidaré todo y volveré a caminar otros laberintos o los mismos, me da igual. Ya sabes, morir es un privilegio que solo le llega a los vivos y en el fondo, después de todo, a veces me siento vivo, otras no.

Hazme el amor en un recuerdo mejor que este. Paz en nuestra tumba,






3 comentarios:

ADVERTENCIA

El contenido de este blog se ve completo y mejor, Usando MOZILLA FIREFOX o cualquier otro navegador distinto a INTERNET EXPLOTER, que es una mierda.